Defensa de la frontera entre Cuenca, Teruel y Valencia de las tropas carlistas

En investigación histórica nunca se termina y continuamente aparecen nuevos documentos que nos permiten conocer mejor  nuestra historia. Por ese afán de conocerla he seguido investigando  diversos periodos de la historia de Salvacañete y de uno de ellos, las famosas guerras carlistas del siglo XIX, he encontrado mucha documentación que nos permitirá conocer mejor este periodo en Salvacañete y su comarcas limítrofes  desde la  comarca de  Utiel-Requena, pasando por  el antiguo Marquesado de Moya, Serranía de Albarracín y Tierras de Molina de Aragón, lugares todos ellos de frontera y por donde se movieron miles de soldados  , de uno y otro bando  en  estas famosas  y crueles guerras carlistas del siglo XIX. Son documentos curiosos procedentes  de infinidad de bibliotecas y archivos, algunos de ellos digitalizados  se pueden consultar en Internet. Forman parte de un trabajo  más amplio que quiero presentar al VI CONGRESO DE HISTORIA COMARCAL  que se celebrará en Requena en noviembre de 2013, del cual os doy la primicia  y os acompaño un trabajo en esta web. Este trabajo será también  publicado  en el  número 37 de  nuestra prestigiosa  y  querida REVISTA MOYA.

Castillo de Torrefuerte en Salvacañete
Castillo de Torrefuerte en Salvacañete

Punto importante en las guerras carlistas y  en el cual tuvieron lugar varias acciones  en estas  guerras.

En la publicación[1]  El Eco del comercio aparece  un  comunicado del comandante  General de Cuenca D. Domingo Aristizabal, de fecha 11 de octubre de 1836,  en el que defiende la idea de fortificar Cañete ,Salvacañete y la zona de frontera con Valencia y Teruel desde Requena  hasta los  límites con Teruel, en Tragacete y  Fuente García .Además se explica la creación de partidas volantes de voluntarios nacionales movilizados, cuyo objeto es recorrer sin cesar todo el país, cazando á los malvados, y dando confianza á los naturales. Estas partidas volantes se crean primero en Requena en número de dos y se explican sus funciones de forma pormenorizada y se sugiere crear otra tres ,una en Moya yTalayuelas, otra en Cañete y Salvacañete y un tercera en Tragacete y Fuente García  para cubrir todo el territorio entre Cuenca ,Teruel y Valencia e impedir  que las  tropas carlistas  camparan  alegremente por estos lugares cometiendo desmanes entre la población de todos estos pueblos fronterizos  desde  los límites de Guadalajara, tierra de Molina, Serranía de Albarracín, Marquesado de Moya y Utiel –Requena. Y al mismo tiempo el objetivo de estas medidas es proteger a Cuenca  y al paso proteger a Madrid de las tropas carlistas.

Este es el comunicado completo sacado de la publicación mencionada,  con amplísima información sobre  el traslado de las autorizaciones expedidas por el Comandante General de la provincia de Cuenca  a las partidas volantes de la misma establecidas en Requena y a otras   tres de nueva creación  en Moya, Cañete y Salvacañete y Tragacete. Todavía el 11 de octubre de 1836, fecha de este comunicado  las  tierras de la comarca de Requena y Utiel pertenecían a la provincia de Cuenca, de la que se segregaron en el aspecto  territorial en 1856 y en el aspecto religioso en  la década de 1960. He adaptado el texto a la ortografía actual

Mapa del obispado de Cuenca de 1692
Mapa del obispado de Cuenca de 1692

“Es  tal la importancia de los asuntos  militares y tan reconocida la preferencia que merece cuanto concierne á la guerra , que  no dudamos en ofrecer al público un traslado de las autorizaciones que ha expedido el digno comandante general de la provincia de Cuenca don Domingo  Aristizabal á las partidas volantes de la misma, por si esta medida útil y acaso necesaria , merece que se reproduzca en otros territorios amenazados  que en esta parte, como en otras muchas , ha procedido de acuerdo con la Junta de armamento y con el jefe político. Todos los territorios y comarcas que se bailen en circunstancias semejantes ó análogas están en disposición de meditar si les convienen estas medidas, con las modificaciones que su celo y el conocimiento local de los pueblos y de sus habitantes les sugiera en cada uno de los extremos que abraza

La provincia de Cuenca ha quedado hace tiempo sin más soldados que la escasa guarnición de la capital y ' el destacamento de la villa fuerte de Moya, ambas fuerzas de cuerpos francos que una gran parte fueron á operar desde su creación sin que hayan tenido lugar ni descanso para los ejercicios y asambleas. Estas tropas, ocupadas continuamente en el ordinario servicio, no han podido estar esparcidas en el país amenazado, ni preservarlo por consiguiente de las correrías, depredaciones y horrores que de continuo están cometiendo el fraile de la Esperanza , elArcipreste de Moya y otros cabecillas por la serranía, y Palillos por la frontera de la Mancha.

De estas partidas rebeldes que atraviesan el país, suelen quedar cuadrillas de 8, 12 y hasta 20 hombres que roban y asesinan á los trajinantes,  interceptan las comunicaciones, saquean los pueblos cometiendo en ellos todo género de tropelías, y llevándose los mozos para alistarlos en las filas de la rebelión. De aquí el espanto que se apodera de los habitantes de los campos; la continua inseguridad da los pueblos cortos, y el peligro inminente de los milicianos nacionales.

Para evitar tantos perjuicios particulares y públicos, careciendo la provincia de tropas que puedan contener á los facciosos ha formado el comandante general Aristizabal dos partidas volantes de nacionales voluntarios movilizados, cuyo objeto es recorrer sin cesar todo el país, cazando á los malvados, y dando confianza á los naturales. Estas partidas volantes creadas de acuerdo con la diputación y junta de armamento , están ya haciendo servicio ; y con tan buen principio en sus operaciones, que la segunda al mando de don Domingo Urrutia ha sorprendido á varios de los forajidos en los términos de Mira  él Rio , les ha quitado mucho  trigo y 34 arrobas de arroz que llevaban á la facción, y ha fusilado un cabecilla y tres facciosos, devolviendo los efectos robados a sus  dueños.

A lo  que parece, el plan de las autoridades de Cuenca es cubrir todas sus fronteras descubiertas con esta clase de partidas, á falta de tropas de línea; por manera que si se realizase la idea de fortificar á Cañete y Salvacañete,quedaría la provincia asegurada de toda invasión de pequeñas facciones, que son las que hacen mayores y más continuos daños en el país. Extiéndase el objeto de las partidas volantes á perseguir en los confines de Aragón y Valencia á los aduaneros de los rebeldes,. Despejando las comunicaciones, interesantes en lo militar y comercial • entre Teruel y Cuenca, y entre ambas ciudades y el ejército del centro.

Aunque conocemos algunos inconvenientes en estas partidas, superan en el día las ventajas de su institución, y más si se forman bajo de buenas bases, como las que ,pondremos a continuación. Todavía creemos, y lo esperamos del celo del  señor Aristizabal, que en la serranía de Cuenca deben aumentarse las partidas volantes hasta el número de cinco: las dos que ya hay hacía Requena ; otra hacía Moya y Talayuelas  ; otra por Cañete y Salvacañete, y la otra sobre Tragacete  y la Fuente García, donde tienen su origen los ríos Tajo, Jucar, Gabriel y Guádalaviar ó rio Blanco.

 Si éste sistema se adoptase en todas las provincias amenazadas, no tendrían la seguridad y confianza que hoy tienen miserables cuadrillas de rebeldes, los batiríamos con sus propias armas y táctica, cesaría tanta pequeña gavilla como apoya sus masas, y estas habrían de. sufrir de frente la acción de nuestras  divisiones sin tantos avisos y elementos, favorables. Medítelo el gobierno y las autoridades provinciales: á nuestro parecer esta es una medida grande y de salvación en las circunstancias presentes ; por eso le damos importancia y sometemos al público examen las bases en que se funda, que son lasque siguen:

Comandancia general de la provincia de Cuenca.-Autorizacion para la 1ª.' partida volante de nacionales de la provincia de Cuenca.

=Pór la presente concedo permios á don N. de N. para que forme la partida de nacionales movilizados bajo las reglas generales de la movilización, con el objeto de perseguir á las gavillas de rebeldes y facinerosos que vagan en el territorio de Requena ; y para esto le prescribo las órdenes que comprenden los artículos siguientes:

 Art. 1.° Hará constar desde el momento el numero y clases de individuos de que forma su partida el señor gobernador de Requena, de quien se considerará inmediatamente subordinado; y cada ocho días le pasará una relación nominal de la misma partida, certificada en debida forma , pues sin estos requisitos se abonará la movilización El expresado gobernador trasladará á esta comandancia general los partes v relaciones que recibiere.

 2 " El objeto y deberes de esta partida son los que detalla el artículo.

 7 º ; y de todas sus operaciones dará puntual cuenta el jefe de ella al gobernador de Requena, para que por su conducto  llegue  lá noticia de esta comandancia .general. Como los enemigos tienen que ser perseguidos donde   se hallasen ,aun cuando salgan de la provincia continuarán batiendo su  pista, a no alejarse demasiado y dejar descubierto su principal ; y 'para hacer constar en este caso su procedencia dará también desde el momento los partes convenientes a las autoridades militares a quienes esté sujeto aquel territorio.

 3. Tomara' el nombre de 1ª partida volante de N. de la provincia de  Cuenca, quedando sujeto en todo y para todo a  la ordenanza General del ejército y a  sus leyes penales.

4.ª En  cada salida que hiciere tomará un pasaporte del gobernador de Requena , en que se expresen el número y clases de la gente que lleve; y si se subdividiere en varias partidas dará el comandante a  cada una su pase particular ; en la inteligencia de que la que fuere hallada si si lo pidiere se le descontará de sus haberes.

En cada pueblo que pida raciones se hará respaldar el pasaporte con una nota  en la que se manifieste las que ha tomado, y su comportamiento en el pueblo; cuyo pasaporte devolverá al terminar su expedición, y archivado en esta comandancia general servirá para acreditar su conducta.

 5." Optará solo á los auxilios que exprese el pasaporte, que serán los ordinarios para la tropa de línea , y si exigiere algo mas , será lo que tomare de la responsabilidad del comandante de  la partida. Si  esta se aumentare después de salir del punto en que se hubiere expedido el pasaporte, lo hará certificaren el mismo por el .alcalde del primer tránsito; y sin esta  circunstancia no le abonarán los pueblos el  aumento.

 6." Cualquiera queja que se dé al señor gobernador de Requena o á esta comandancia general de extorsiones o abusos cometidos por esta partida, será castigada rigorosamente con arreglo á ordenanza, considerándose las faltas como si se cometiesen por tropas del ejército; y los daños que ocasionaren se justipreciarán y se pagarán de sus haberes.

 7." El objeto de esta partida es proteger a los pueblos y perseguir á los enemigos de S. M. y de la paz pública ; adquirir noticias y  comunicarlas á los jefes de columnas ; cortar las comunicaciones del enemigo y apoderarse de sus partidas sueltas ; tomar, destruir ó quemar sus raciones y convoyes , y aun sus depósitos si los tuviere; hacerle prisioneros ; sorprender y exterminar los ladrones que se llaman aduaneros ; no dejar á los rebeldes punto de sosiego , picando siempre los flancos ó retaguardias de sus columnas si invadiesen la provincia ; defender contra  estas las  gargantas y desfiladeros; atacarle de noche y  a' todas horas ya sea en detall , ó a á sus masas si la ocasión se presentase , cubrir en caso necesario los flancos, vanguardia y  retaguardia de nuestras tropas de operaciones; y p o r último , valiéndose de sus conocimientos del país , y de sus relaciones aun en las filas enemigas , hacerse el espanto de la canalla procurando sorprenderla á cada instante.

 8." La duración de esta partida será hasta que el gobernador de Requena, esta comandancia general, ó las autoridades superiores dispusieren cosa en contrario.

 9. Sus haberes de movilización se cobraran por el método acostumbrado, mediante los requisitos de reglamento.

 10 . Después de cada expedición se presentará el comandante al gobernador ó comandante general de la provincia, dándole parte  circunstanciado de ella, le entregará los prisioneros, y le entregará las presas hechas al enemigo para ser juzgadas por él y declaradas buenas o malas inteligencia de que toda otra distribución es nula y de  ningún valor, y lo que se haya vendido sin esta autorización se considerará como mal habido, y se juzgará y pagará como tal á los interesados. En el segundo caso se volverán los efectos á sus legítimos dueños.

 11. Para vender las 'presas se ejecutará al mejor postor al frente de la partida aprehensora, en Requena o en donde se autorice  al comandante para hacerlo. Precederá al acto un redoble, y lo terminará otro. El importe se distribuirá en esta razón:

Al jefe de la partida seis partes ; á fondo de guerra de la provincia dos; á cada oficial tres; á cada sargento dos; á cada soldado una.

 De toda la operación se remitirá á esta comandancia general una certificación darla por el comandante de la partida y sus dos primeros

oficiales, visada por el gobernador de Requena , y con ella la parte de presa correspondiente al fondo de guerra de la provincia: todo lo cual se publicara' en el boletín oficial y otros periódicos.

 l ' i . El comandante de la partida llevará un diario, que enviará semanalmente al gobernador, de sus marchas y operaciones, en el cual día por día acreditará las raciones que hubiere recibido de los pueblos. Estos diarios y los pasaportes devueltos se remitirán periódicamente á esta comandancia general, donde sé archivarán.

 13. El valor de las pérdidas de armamento etc. se harán pagar á los individuos de sus haberes, ó de su parte de presa.

 Dado en Cuenca á 11 de octubre de 1836.

==El comandante general

= Domingo Aristazabal .”

Foto de Salvacañete de la década de 1930
Foto de Salvacañete de la década de 1930

Gentileza de Amadeo Muñoz

Salvacañete fue lugar de estancia y paso de tropas de ambos bandos en las guerras carlistas  y de importante acciones militares.

Mapa Serrania de Albarracin
Mapa Serrania de Albarracin